Negociando por un sueño

Ante la aceleración de la violencia en el Cercano Oriente, el trabajo de Francis Alÿs puede entenderse como un puente de diálogo tendido entre ambos contendientes. Acaso el único remedio posible a una historia de desencuentro cultural.

Francis Alÿs, No cruzarás el río antes de llegar al puente, 2006-08

Francis Alÿs, No cruzarás el río antes de llegar al puente, 2006-08

La relación entre Oriente y Occidente fue siempre, cuando menos, conflictiva. Incluso antes del cristianismo o del islam, el vínculo estuvo signado por el imperialismo, la agresividad y la intolerancia. Una de las tenazas que ayudó a mantener esa grieta abierta, es la escasa voluntad de comunicación por parte de ambos bandos. Esas diferencias supuestamente insalvables, alientan la objetivación de un “otro” percibido como peligroso, y es la característica esencial del intercambio entre las culturas del Cercano Oriente, por un lado, y la europea y sus derivados histórico-geográficos, por otro.

Por suerte, de cara al triste espectáculo ofrecido por este teléfono descompuesto, hay quienes buscan tender líneas de comunicación. Francis Alÿs es uno de ellos. La muestra Relato de una negociación, curada por Cuauhtémoc Medina, es prueba de la voluntad conciliadora que caracteriza al trabajo del artista belga.

El proyecto REEL-UNREEL fue concebido y ejecutado en la ciudad Kabul. El film fue realizado en 2011, durante una visita a Afganistán en la cual Alÿs ofició de artista de guerra, invitado por las tropas estadounidenses y europeas que ocupaban la región. En clave poética, el cortometraje se hace eco de un episodio en que el pueblo afgano desafió la voluntad del régimen talibán preservando los originales de miles de bovinas de film del Archivo Fílmico Afgano, condenadas a la hoguera debido a su carácter iconoclasta y pecaminoso. La obra excede la práctica orientalista eurocéntrica tradicional, según la cual artefactos provenientes de tierras “exóticas” son sometidos al escrutinio de una elite de curiosidad cultivada. Inspirándose de un triunfo cultural local, el artista desarticula el viejo relato de las huestes asiáticas demoníacas y devuelve su humanidad a un pueblo que, lejos de la barbarie, reconoce la importancia de su acervo cultural más allá del conservadurismo de un grupito de fanáticos.

El conflicto que hoy enfrenta a la beligerancia de derechas xenófobas contra el salvajismo de fundamentalismos religiosos, desangra a pueblos inocentes que buscan y merecen vivir en paz. Frente a un panorama internacional semejante, donde la hostilidad se nutre del desencuentro cultural, la labor mediadora de artistas como Alÿs tiene una importancia crucial.

Francis Alÿs, No cruzarás el río antes de llegar al puente, 2006-08

Francis Alÿs, No cruzarás el río antes de llegar al puente, 2006-08

No cruzarás el río antes de llegar al puente, otra de las obras fílmicas expuestas, embiste de forma similar a la intolerancia, y orienta las posibles interpretaciones hacia un lugar de acuerdo y de solidaridad. Simulando el encuentro en alta mar de dos grupos de niños que van caminando/nadando desde Marruecos a España a través del estrecho de Gibraltar y viceversa, Alÿs refuerza al tiempo que entrelaza las ideas de lazo cultural y de porvenir. La obra, que también consta de objetos escultóricos, pinturas y esculturas, pone en relieve el carácter dramático de una atadura geográficamente ineludible.

Medina explica que la negociación del título de la exposición refiere a la relación que existe entre la pintura del belga y sus trabajos fílmicos. Una suerte de paseo por la avenida que lleva a las ideas desde su estado embrionario, esbozadas en alguna libreta, hasta la ejecución “definitiva” del proyecto artístico. Pero en el encuentro con el artista el día de la exposición, también explicó que el título no refiere a una negociación en particular, a un episodio de intercambio específico. Se trata de un error forzado por la imposibilidad de una traducción exacta. El nombre original en inglés, A History of Negotiation, sugiere más bien la decodificación del acto de negociar en sí: ya no se trata de la historia de UNA negociación sino de una historia de LA negociación en general.

Esto a mí me invita pensar la obra de Alÿs desde una perspectiva local. En nuestro país nos sentimos medianamente a salvo de los contiendas territoriales, comerciales, religiosas y culturales que castigan a las poblaciones del hemisferio norte. Pero nuestra riquísima historia de conflictos propios dan cabida a la pregunta: ¿Cómo podría repercutir la voluntad conciliadora propuesta por Francis Alÿs en los problemas que agobian a nuestra sociedad? ¿Qué falencias comunicativas autóctonas se beneficiarían de mayor negociación?

Leer en ramona.org.ar